Una Perspectiva de Cien Años en Sostenibilidad

/INS. Las aguas parduzcas y el fondo marino sin vida son cosa del pasado. Iggesund Paperboard, el fabricante del cartón Invercote e Incada, puede destacar en una mirada retrospectiva su extraordinario historial en sostenibilidad. Iggesund Mill inauguró, en 1916, su primera fábrica de pasta, que se expandió hasta convertirse en una fábrica integral de pasta y cartón en 1963.

“Estoy orgullosa del privilegio que significa trabajar para una empresa cuyos esfuerzos ecológicos se caracterizan tanto por su planteamiento a largo plazo como por su sentido de responsabilidad”, comenta Anna Mårtensson, Directora de Gestión Ambiental de Iggesund Mill, la fábrica sueca de Iggesund Paperboard. “Nuestro impacto ambiental es casi nulo, hoy en día, en comparación con las condiciones hace poco más de cincuenta años”.

Cuando Iggesund erigió su primera fábrica de pasta en 1916 no había legislación ambiental y las empresas eran virtualmente libres de descargar residuos y sustancias químicas en el aire y en el agua. Esto ocasionó un efecto negativo muy pronunciado sobre el medio ambiente durante sus primeros cincuenta años de operación. En 1963 se establecieron los primeros límites para las emisiones, el mismo año en el que, simbólicamente, la bióloga Rachel Carson publicara Silent Spring, su famoso libro sobre la influencia de los pesticidas en la naturaleza, libro que despertó conciencia y que puso los cimientos para el movimiento ecologista de nuestros días.

“A mediados de la década de 1960, las emisiones combinadas de sustancias químicas de procesamiento y de fibras de celulosa habían convertido el fondo marino alrededor de la fábrica en un desierto”, continúa Mårtensson. “El agua era hedionda y de un color parduzco. Las especies sensibles ubicadas a la cabeza de las cadenas de nutrientes de los ecosistemas marinos habían desaparecido del entorno de la fábrica”.

Desde la década de 1960 ha ido mejorando el efecto de la fábrica sobre el medio ambiente local bajo el impulso de exigencias económicas y ecológicas. En los procesos industriales de hoy en día se usa la madera, la materia prima, de forma más eficiente, con mejor uso de los recursos y reducción en la descarga de material orgánico. Regresar en nuestros día a los niveles de emisión de sustancias químicas de la década de 1950 sería inconcebible; en vez de ello, se recicla más del 99 % de la sustancias químicas derivadas del procesamiento industrial. Desde la década de 1970 las medidas de purificación de agua se han integrado en un proceso de tres etapas de purificación mecánica, biológica y química, casi idéntico al que se usa para producir agua potable.

“Los expertos afirman que la solución que tenemos en Iggesund Mill constituye la mejor tecnología disponible”, añade Mårtensson. “Sobre todo, ha reducido radicalmente nuestras emisiones de azufre y de fósforo, algo de particular importancia puesto que el agua que utilizamos se vierte al Mar Báltico, amenazado de eutrofización”.

Las emisiones a la atmósfera de la fábrica han seguido el mismo camino: las concentraciones de azufre acidificante y de nitrógeno eutrofizante se han reducido a tal nivel que resulta difícil documentar el impacto ambiental local que puedan tener.

“El pescado proveniente del agua que rodea la fábrica es perfectamente comestible”, afirma Mårtensson. “Aun con análisis químicos es imposible distinguir entre ese pescado y el que se pesca en áreas de referencia alejadas de zonas industriales. Nos complace enormemente ver el retorno de especies como el pigargo y los pinnípedos que habían desaparecido de las inmediaciones de la fábrica”.

“Las emisiones de azufre son un ejemplo de la evolución del trabajo ecológico sistemático. En 1988 Iggesund Mill emitía 1,98 kilos de azufre por tonelada de pasta producida. Hoy en día esas emisiones apenas sobrepasan un seis por ciento de esa cifra, con 0,13 kilos por tonelada. Los valores correspondientes al total de azufre emitido por año se ha reducido de 540 toneladas a unas 44 toneladas. Esto implica que el total de emisiones de azufre se ha reducido en un 92 % a pesar de un aumento del 25 % en la producción durante el mismo período.

En los últimos cinco años, Iggesund Paperboard ha invertido también 3400 millones de coronas suecas (o sea, 360 millones de euros o 225 millones de libras esterlinas) para eliminar casi totalmente el uso de combustible fósil en sus instalaciones en Suecia y en el Reino Unido mediante el uso de bioenergía como fuente de energía en sus fábricas de Iggesund y Workington.

Leyenda:“A partir de la década de 1960 hemos reducido continuamente nuestro impacto ambiental a pesar de haber incrementado nuestra producción”, comenta Anna Mårtensson, Directora de Gestión Ambiental de Iggesund Mill, la fábrica sueca de Iggesund Paperboard. “Iggesund tiene justificados motivos para enorgullecerse de esta evolución y de operar ahora casi exclusivamente sin energía de origen fósil. © Iggesund



Acerca de Iggesund

Iggesund Paperboard forma parte de Holmen, grupo sueco de productos forestales que figura entre las 100 empresas de mayor sostenibilidad enumeradas en el índice del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. El volumen de negocios de Iggesund es de poco más de 500 millones de euros; Invercote, su producto emblemático, se vende en más de 100 países. La empresa cuenta con dos marcas en dos familias, Invercote e Incada, ambas colocadas en las posiciones más altas de sus respectivos segmentos del mercado. Desde 2010, Iggesund ha invertido más de 380 millones de euros a fin de incrementar su eficiencia en consumo de energía y de reducir las emisiones de origen fósil en su producción.

Iggesund y el Grupo Holmen presentan informes de todas sus emisiones de carbono fósil al Proyecto de Divulgación de Emisiones de Carbono. Los datos sobre el medio ambiente son parte integral de un informe anual que cumple con el más alto nivel de información sobre sostenibilidad fijado por la Iniciativa Mundial de Presentación de Informes. Iggesund se fundó como fábrica de hierro en 1685, pero ha estado fabricando cartulina durante más de 50 años. Sus dos fábricas, una en el norte de Suecia y otra en el norte de Inglaterra, dan empleo a 1500 personas.

Para más información:

Staffan Sjöberg
Public Relations Manager
staffan.sjoberg@iggesund.com

Iggesund Paperboard
SE-825 80 Suecia
Tel: +4665028256
Mobile: +46703064800
www.iggesund.com

Rating:

vote data

Let us know if you are going to use this press release. Thank you!